NO nací para endulzar tu paladar

Las abejas, pese a haber sido declaradas como el ser vivo más importante del planeta, es una especie olvidada a la que seguimos maltratando con el consumo de miel, y con los pesticidas que se aplican en los campos.
 
Las abejas son insectos inteligentes descritos como poseedores de unos complejos sistemas de comunicación.
 
 

La apicultura explota y asesina abejas.

 
Una chucharadita de 4 ml de miel, representa el trabajo de toda la vida de entre 10 y 12 abejas.
La apicultura explota y asesina abejas, estas son objeto de compra venta, se las traslada provocándoles estrés y se las gasea para robarles la miel que producen. 
 
Las abejas reina no corren mejor suerte, a ellas les cortan las alas para evitar que huyan, además son sacrificadas y sustituidas cada dos años para que su productividad de puesta de huevos no disminuya.
 
Además, en Europa las flores silvestres prácticamente han desaparecido, lo cual supone una pérdida de sus hábitats naturales.  
 
Pero, no todo son malas noticias para nuestras amigas voladoras. El ayuntamiento de Londres, consciente de esta problemática, está plantando un corredor de 11km de flores silvestres en espacios verdes, con tal de atraer a animales polinizadores como lo son por excelencia las abejas. Esperemos que a esta propuesta se unan más países y, entre todos, consigamos la supervivencia de estos pequeños pero imprescindibles seres.
 
Así que, saca la miel, el polen y sus derivados de tu vida para no crear un sufrimiento innecesario y cuida tu entorno para ayudar a estos pequeños seres.
 
Recuerda:
 

«Mucha gente pequeña, en lugares pequeños, haciendo cosas pequeñas, puede cambiar el mundo»

Deja un comentario