LAS "VACAS LECHERAS" NO EXISTEN

Las vacas lecheras no existen, al igual que no existen las humanas lecheras, ni las perras lecheras. Las «vacas lecheras» son MADRES, como cualquier otro mamífero.

La leche que producen estas mal llamadas «vacas lecheras» es para alimentar a SUS bebés, no para alimentar a especímenes de otras especies (humana incluida).

Desde Events4Animals encontramos increíble que en pleno siglo XXI, aún hayan personas que crean que las vacas dan leche «porque sí».

Subimos este vídeo de Igualdad animal hoy, además, después de, por casualidad, hoy ir a un bar pedir si tenían bebida vegetal y la camarera responder que sí, de soja y sin lactosa, al contestar que queríamos «la bebida sin maltrato», que la camarera respondiera que «la leche no es ningún maltrato hacia las vacas.»

Aún falta mucho trabajo por hacer, y vemos a diario, por desgracia, que aún hay muchísima desinformación al respecto.

Por favor comparte el vídeo, para entre todos/as lograr que la sociedad sea consciente de donde proceden los productos que consumen, y en que estan invirtiendo su dinero.

Hagamos que la gente sepa la realidad, y no las fantasías que nos intentan contar las empresas explotadoras con sus campañas, completamente falsas, que por lo visto la gente cree a pies juntillas. 

Por más que la ciencia ha demostrado ya, más de una vez que la leche de vaca (y de cualquier otra especie ajena a la propia) es dañina tanto físicamente, como moralmente. 

Por favor, cuestionémonos un poco más la realidad, realicemos autocrítica. 

«Lo que lo que no sea bueno para nuestros ojos tampoco lo sea para nuestro estómago». 

 

Recordemos que, hasta los expertos en nutrición e investigadores de la universidad de Harvard, han eliminado los lácteos de la lista de alimentos saludables: 

«El calcio es importante Pero la leche no es la única, ni la mejor fuente.
Puede aumentar el riesgo de cáncer de próstata y posiblemente cáncer de ovario.

Además, los productos lácteos pueden ser ricos en grasas saturadas y en retinol (vitamina A), que a niveles altos puede debilitar paradójicamente los huesos.»

Video de: Fundación Igualdad Animal

Deja un comentario